1. Regálale tiempo a tu familia. Los mejores recuerdos de las vacaciones son las risas y los abrazos, así que ve con los niños a cantar villancicos o mirar las luces. Extra: prepara palomitas de maíz y chocolate caliente para llevar contigo.
  2. Noche de películas. Ten una noche de cine en casa con palomitas de maíz (¡y haz guirnaldas de palomitas de maíz!).
  3. Crea una nueva tradición familiar. Pregunta a tus hijos qué les gusta de las fiestas (¡además de los regalos!) y organiza un nuevo evento anual en torno a ese tema.
  4. Mantente local. Apoya a tu comunidad mientras disfrutas de las tradiciones al mirar las producciones de la escuela secundaria y la universidad de los favoritos de las fiestas.
  5. Hacer adornos y manualidades. Hazlos, comparte las historias de los que tienes y pregunta acerca de las historias navideñas de los miembros mayores de la familia. Mantén vivos los recuerdos y comparte tiempo con las personas que amas. Aquí hay una receta de masa de sal para hornear tus propios adornos en la forma que desees: mezcla 4 tazas de harina, 1 taza de sal y 1 1/2 tazas de agua caliente. Hornea por 1 hora.¿Recuerdas cuando hacías copos de nieve de papel en la escuela? Toma las tijeras y papel blanco o plateado y luego cuelga tus gloriosas creaciones para una encantadora decoración de bajo costo.
  6. Ofrécete como voluntario. Busca oportunidades de voluntariado en tu comunidad para ayudar a niños y personas mayores. Ilumina el día de alguien y siente la alegría de las fiestas en tu propio corazón.
  7. Toma tu cámara. Toma tu cámara/teléfono y diríjete a un país de las maravillas invernal local para tomar fotos familiares. Saca algunas tomas de acción de todos paseando en trineo o construyendo un muñeco de nieve. Extra: usa las imágenes para tus tarjetas navideñas o publicaciones navideñas en las redes sociales.
  8. Intercambio de recetas. Reúne a tus amigos para preparar sus recetas festivas favoritas. Lo pasarás genial con tus amigos y posiblemente encuentres un nuevo plato favorito.
  9. Organiza un intercambio de juguetes en el barrio. Todos traen algo que su hijo ya no use y los padres tienen la oportunidad de intercambiar juguetes en buen estado o apenas usados por algo nuevo para su hijo.
  10. Escribe cartas. Envía notas al ejército o incluso a familiares que viven fuera de tu ciudad/estado/país. Decora tus tarjetas con cualquier cosa que tengas en la casa.